sábado, 27 de agosto de 2011

Y adelante, hacia la luna

Su saludo fue el final de los finales, su sonrisa fue el primer paso hacia el altar. Su mano sería suya para siempre. Su 'para siempre' era evidente en su mirada. Él dijo: ella es lo que me
 faltaba; ella dijo: tú eres lo primero.
Ella era una pregunta que había que responder,y él respondió: te quiero.


2 comentarios:

  1. Como siga leyendo me pongo a comer tarta de fresa y me pinto la habitación de rosa. A no espera, ya es rosa...

    Un beso tonticas ;D (L)

    ResponderEliminar